Menu
Innovación y Tendencias

¿Por qué los consumidores prefieren proteínas alternativas?

Tres razones para entender por qué cada vez son más los consumidores que restringen el consumo de carne y crear propuestas en base a vegetales que deleiten sus paladares.

No se trata de una tendencia. Mucho menos de una mera moda pasajera. Impulsados por diferentes motivos, los consumidores están cambiando la manera en que se alimentan y eso está generando una verdadera revolución. La ecuación que impera en las dietas de las personas en todo el mundo podría simplificarse del siguiente modo: más vegetales, menos carne.

A comienzos de 2019 The Lancet publicó un informe elaborado por la EAT-Lancet Commission donde recomienda duplicar el consumo de frutas y verduras y reducir a la mitad la carne roja para el año 2050. Ya en 2017, el 30%[1] de los consumidores a nivel mundial declararon haberse movido a una dieta flexitariana o reducetariana. Pero incluso sin llegar a una reconversión total de su alimentación, cada vez más personas eligen limitar el consumo de proteínas cárnicas. Algunos datos que demuestran estos cambios:

  • En 44 países del mundo se ha instaurado los lunes libre de carne. En Brasil, por ejemplo, el 20% de los consumidores declara dejar un día sin carne en la semana.
  • En Estados Unidos, el 34% de los consumidores de carne dice que prevenir enfermedades cardíacas es la principal causa por la que limitan el consumo de estas proteínas.
  • En China, la población vegetariana y vegana asciende hasta los 50 millones de habitantes (un 4-5% de la población).
  • En España, más de 45% de los consumidores redujo el consumo de carne por cuestiones de salud.
  • El 25% de quienes consumen carne roja en el Reino Unido afirman que han recortado su consumo, preocupados por el impacto ambiental.

Estos son algunos ejemplos. En cada mercado, en cada rincón del planeta, se están despertando nuevas voces de consumidores tradicionales que se alinean con estos cambios y que no se identifican con una dieta restrictiva en particular (veganos, vegetarianos, flexitarianos).

Ahora, ¿qué motiva a los consumidores a cambiar su dieta?

La reducción del consumo de carne y la demanda de fuentes alternativas de proteínas está impulsada por tres razones:


1. Cuidado de la salud

Llevar una vida saludable y más natural es el principal motor para modificar los hábitos alimenticios. Los consumidores actuales tienen una mayor conciencia de la conexión que existe entre su salud y los alimentos que consumen: los principales factores de riesgo de enfermedades están vinculados con la dieta, según advierte Global Burden of Disease Study 2017. Por su parte, la OMS también ha levantado la alerta sobre los efectos negativos del excesivo consumo de carne en la salud de las personas (colesterol, grasa saturada, los aditivos (hormonas, antibióticos) que se agregan mientras se cría a los animales).

2. El impacto medioambiental

La industria alimenticia es una de las máximas responsables del daño ambiental. ¿Sabías que producir un kilogramo de carne emite veinte veces más gases de efecto invernadero que producir un kilogramo de carne en base a soja? Es por datos como estos que los consumidores se están moviendo hacia dietas libres de carne. “Nos estamos comiendo el planeta”, alertan los científicos y, en ese sentido, las proteínas alternativas aparecen como una solución. Más aún si pensamos que, para 2050, habrá que darle de comer a 10 billones de personas. Esto solo será posible si cambiamos el modo de alimentarnos y de producir los alimentos.

3. Compromiso ético

Una buena nutrición sin culpa es, tal vez, la causa más conocida del movimiento vegano y vegetariano. Pero lo cierto es que la preocupación por la crueldad hacia los animales continúa vigente e incrementa la demanda de fuentes alternativas de proteínas que permiten alimentarse sin cargo de conciencia.
Estas motivaciones ya perfilan distintos tipos de consumidores. Incluso se podría sumar una cuarta razón para preferir proteínas alternativas y es el estado de ánimo: consumidores que, sin enrolarse en ninguna causa puntual, les apatece, por cómo los hace sentir, una comida libre de carne. El planteo es cómo hacemos para que todos estos consumidores disfruten de una dieta en base a vegetales. ¿Qué podemos ofrecerles para que en un mordisco experimenten todo el sabor, la textura y la jugosidad de la carne, pero con ingredientes 100% vegetales? El desafío está servido.


[1] Fuentes internas de Givaudan: https://www.givaudan.com/flavours/health-and-well-being/protein