Destacadas

Hacia un nuevo concepto de hidratación: qué están buscando los consumidores

El agua funcional pisa fuerte en el mercado de bebidas no alcohólicas a medida que los consumidores buscan opciones saludables para mantenerse hidratados. Tres drivers que están impulsando un nuevo concepto de hidratación.

Todos hemos escuchado o nos han recomendado beber unos 8 vasos diarios de agua para mantenernos hidratados y saludables. ¡Levante la mano quién lo ha conseguido! La realidad es que es una meta fácil de recordar, pero difícil de cumplir. Y a nuestros consumidores les pasa lo mismo.

El agua es esencial en nuestra vida. De hecho, es el componente químico principal del cuerpo y representa entre el 50% y el 70% de nuestro peso corporal. Y si bien la mayoría de las personas sabemos todo esto, tomar agua puede volverse aburrido. Por eso, cada vez con mayor fuerza, los consumidores de todo el mundo se inclinan por las aguas funcionales que no solo tienen un gran sabor, ingredientes naturales y poder de hidratación, sino que, además, les aportan beneficios adicionales para la salud y bienestar.

Pensemos, por ejemplo, en una bebida lista para consumir a base de agua y té verde, adicionada con electrolitos: todo el poder de hidratación del agua se conjuga a la perfección con uno de los ingredientes naturales más buscados que aportan energía y los electrolitos que ayudan a restaurar el organismo tras la pérdida de líquido.

En este sentido, las combinaciones que podemos ofrecerles a nuestros consumidores son casi infinitas. No solo desde los ingredientes y sabores, sino también por el beneficio que les puede reportar según la necesidad que tengan. No será igual una bebida para un deportista de alto rendimiento que para alguien que desea hidratarse después de un largo viaje o tras haber estado en un ambiente seco por muchas horas. Las aguas aditivadas con sales, minerales y vitaminas son una gran opción para diseñar alternativas personalizadas para un consumidor que privilegia salud y bienestar.

El agua funcional es una de las mayores tendencias en las bebidas no alcohólicas en la actualidad. Los nutrientes agregados brindan beneficios funcionales tanto para la salud como para el cuidado personal.

Mantenerse hidratados: cómo se presenta la tendencia

Las tendencias en hidratación se alinean con las nuevas preocupaciones y necesidades de los consumidores. Y si bien los desencadenantes son múltiples, a raíz principalmente de la pandemia de COVID-19, las personas han puesto el foco en cuestiones como el cuidado del medio ambiente, las experiencias significativas y la buena salud desde un punto de vista holístico y a largo plazo.

Además del replanteo que muchas personas hicieron sobre lo que comen y beben a partir de la crisis sanitaria, podemos identificar tres drivers principales del nuevo concepto de hidratación:

  • Reducción del consumo de azúcar: los consumidores son cada vez más conscientes de que una ingesta excesiva de azúcar afecta su bienestar, por lo que están cambiando las bebidas carbonatadas azucaradas por versiones más ligeras, como aguas con gas, aguas saborizadas, aguas funcionales, aguas de origen vegetal y jugos de fruta.
  • Entusiasmo por la actividad física: quienes practican ejercicio regularmente también promueven cambios en la industria a partir de sus demandas. Esas personas no solo buscan reponer el agua que pierden al ejercitarse, sino también las sales minerales y las vitaminas.
  • Beneficios adicionales: son mayormente los millennials los que impulsan la expansión de las bebidas funcionales, ya que buscan otras utilidades, como la inmunidad, la relajación y el bienestar integral. De hecho, se espera que el consumo de alcohol en personas jóvenes continúe disminuyendo.

Así, la búsqueda de ingredientes naturales y de alto contenido proteico se ha convertido en una verdadera forma de vida para muchos consumidores. Por eso, el mercado de bebidas hidratantes y funcionales a nivel mundial seguirá en aumento, con especial fuerza en Estados Unidos, Japón y China, y, desde allí, se extenderá hacia otras regiones como Latinoamérica.

“En esos países ya se evidencia una creciente demanda de productos como la kombucha, las bebidas a base de cúrcuma, las infusiones botánicas, los edulcorantes naturales, los seltzers probióticos y las bebidas que aportan vitaminas y minerales; muchas de ellas, bebidas tradicionales de aquellas regiones y que, poco a poco, van ganando popularidad a nivel global”, explica Odin Monsivais, Regional Product Manager en Givaudan.

En línea con esas tendencias y de la mano de nuevos ingredientes versátiles que consigan conjugar naturalidad, beneficios para el cuerpo y la mente, así como buenos y refrescantes sabores, las marcas tienen la gran oportunidad de acercar productos innovadores a los consumidores.

Este documento está destinado a promover ingredientes para los fabricantes de alimentos y bebidas. No tiene como objeto informar a los consumidores finales. Este producto no está destinado a diagnosticar, tratar, curar y/o prevenir enfermedades. La información proporcionada, así como su uso, debe ser verificada conforme a las regulaciones locales correspondientes.