Menu
Innovación y Tendencias

Cervezas y RTD: qué esperan los millennials

Entender el consumo de cervezas y bebidas RTD en los millennials permite desarrollar propuestas que satisfagan mejor sus gustos y necesidades. Un estudio de Givaudan revela claves para explorar nuevas rutas de innovación.

Los millennials son consumidores exigentes. Inquietos, curiosos y en búsqueda constante de cosas nuevas, demandan de las marcas productos que se adapten a sus preferencias y a su estilo de vida. Relevantes por el tamaño que representan en el mercado y por su capacidad de influencia en otras generaciones, conocerlos y comprenderlos se vuelve clave para cualquier marca.

Para saber más acerca de la relación entre los millennials y las bebidas alcohólicas, y así encontrar rutas de innovación que optimicen sus experiencias, Givaudan investigó, junto a Megaresearch, las principales variables en los consumos de cervezas y bebidas RTD (listas para beber) de los millennials más jóvenes, aquellos que tienen entre 20 y 24 años.

A través de encuestas y de un análisis etnográfico en redes sociales en México y Brasil, esta primera parte del estudio permite identificar distintas oportunidades para que las empresas del sector exploren nuevas creaciones en materia de sabor, textura, temperatura y packaging.

Entrar en mood

Dos son los motivos principales que llevan a los millennials a consumir bebidas alcohólicas: diversión y relajación. Para ellos, este tipo de bebidas es, básicamente, una herramienta para socializar, autodefinirse y de ocio recreativo. Así, se toman una cerveza o una bebida lista para consumir cuando quieren sentirse animados, festejar o bien para darse un gusto y salir de la rutina.

¿Pero qué influye en su decisión de compra? ¿En qué se basan sus elecciones? El sabor que prefieren, la consistencia, la cantidad que ingieren, la temperatura y la marca que escogen dependen de ciertos factores tales como:

  • la oferta de mercado y las características del producto (los más jóvenes tienen menos dinero para destinar a este rubro)
  • la actividad que acompaña (si beben después de un partido de fútbol, en una fiesta, en una salida en pareja, etc.)
  • las condiciones o el contexto (el clima, el día de la semana)
  • el lugar (si beben en un bar o en su casa)
  • quiénes los acompañan (amigos, familia, en pareja)
  • en qué etapa de la vida se hallan (los jóvenes entre 20 y 24 aún se encuentran en un momento de exploración y aprendizaje en materia de bebidas alcohólicas)
  • la fase del paladar (mientras que al comienzo pueden preferir sabores más disfrazados, a medida que entrenan el paladar, optan por gustos más sofisticados y exóticos)
  • el estado de ánimo (si quieren divertirse, relajarse, intimar)
  • los beneficios esperados (cómo esperan sentirse)

Esta rueda 360° identificada en el estudio permite desarrollar innovaciones que se adapten mejor a las necesidades y gustos de los millennials. Sobre todo, al enfocarse en las situaciones de consumo (after office, recital, cita, solo en casa, fiesta, reunión familiar o con amigos…) y en las sensaciones que se despiertan en ellos tras probar una cerveza o un RTD (sentirse atrevido, libre, empoderado, enfocado en uno mismo, bien acompañado, entre otros).

Seguir sorprendiéndolos

A medida que los más jóvenes de la generación millennial ganan experiencia y aumentan su exposición a diferentes productos, marcas, grados de alcohol y sabores, sus gustos y necesidades se van sofisticando, exigiendo nuevas experiencias. Otra de las conclusiones de la investigación es que tienen grandes expectativas en los beneficios que buscan satisfacer con este tipo de bebidas. Entonces, ¿cómo hacer para continuar sorprendiéndolos?

Algunas claves para innovar: desde la mirada millennial, la cerveza ideal es aquella que no indigesta, que es refrescante, intensa en su graduación alcohólica y que puede personalizarse con ingredientes como sal, limón o chile. En su afán por probar sabores nuevos, les gustaría que las marcas exploraran con sabores frutales y ácidos. En cuanto al packaging, desean una lata moderna, menos seria y más divertida, idealmente acompañada con cacahuates, fruta o gomitas para degustar mientras beben.

En el caso de las bebidas RTD, las exigencias son que siempre se mantengan bien frías y den una sensación refrescante; sabores menos dulces y empalagosos y más originales, exóticos. Para la presentación, también esperan algo con un diseño atractivo.

Con gustos claros y ganas de explorar nuevos sabores que les llamen la atención, los millennials pisan fuerte en el mercado de las bebidas alcohólicas. Enfocados en disfrutar y en encontrar huecos en la rutina para distenderse, hacen de una refrescante cerveza o un delicioso RTD la compañía perfecta para todo tipo de circunstancias.

No Comments

    Leave a Reply